No sabemos qué hay detrás, pero podemos darnos el gusto de llenarlo de pintadas. Blog sobre Ciencia, Tecnología y Política que, como luz y materia tras el Muro, son casi la misma cosa.
Inicio > Historias > Ciberguardia civil

> Ciberguardia civil <

Comentario semanal para el periódico El Día de Tenerife (ZonaWeb)



Nota exclusiva para el blog: Como verán, el artículo semanal para El Día es una adaptación del publicado en esta bitácora La reina sin espejo hace aproximadamente un mes. Ya reza el dicho que hoy tocamos lo mismo, porque hay gente nueva. Aunque en realidad hay otros motivos. El primero, cierta prisa, lo que me hace buscar una solución rápida para empezar el año. Tiempo tendré de devanarme más los sesos. El segundo, mis propias dudas acerca de continuar o no la relación con el periódico. Algunos -en concreto dos, que puden encontrarse en este blog- de los últimos comentarios enviados no han sido publicados por estimar aquel medio que no correspondían a la temática de la sección. Cada uno lo interprete como quiera y saque sus conclusiones. Dado que no hay ni derechos ni deberes entre ambas partes, ellos son libres de publicar lo que yo soy libre de escribir, y así hasta que uno de los dos se canse. Me planteé abandonar aquí, y dedicarme a otros menesteres que este año que empieza van a ocuparme más tiempo del normal (y que esta misma bitácora desgraciadamente va a acusar -o está ya acusando- con toda probabilidad). Como parece que quieren que siga colaborando, lo seguiré haciendo en la medida que pueda, y también del siempre agradecido apoyo de mis lectores, si los hubiere... Ahora ya el comentario semanal:

En estas pasadas vacaciones compré la última novela de Lorenzo Silva: “La reina sin espejo”. Si les digo que no me duró más allá de un fin de semana, deducirán que me gustó. O, que al menos, me enganchó. Silva ha conseguido hacer de su ya famosa pareja de picoletos, el sargento psicólogo Vila –imposible escribir o deletrear su apellido real– y la cabo Chamorro, dos sujetos interesantes, inteligentes, adictivos. Ésta es su cuarta novela con ellos de protagonistas –amén de un libro de relatos cortos– y, a decir de muchos, la mejor. El argumento está bien llevado, la acción trepida desde la primera página hasta la última, y el ingenio en las conversaciones es muy notable. Tal vez –y ahí pongo uno de mis primeros peros–, sobra precisamente eso, ingenio. Porque todos los personajes, comenzando por el propio Vila y terminando por el último de los secundarios, tienen siempre una frase al punto, una metáfora adecuada para cualquier situación. Eso no es muy creíble en la vida real donde el común de los mortales no utiliza más allá de quinientas palabras, pero en una novela ciertamente funciona. Otra de mis dudas está relacionada con las bondades del cuerpo y su habilidad con todo tipo de adversidades, especialmente las de tipo tecnológico. ¿Es bueno comparar realidad y ficción? Podemos intentarlo. Parece lógico que el sargento Vila sea un lince y la Chamorro una perfecta doctora Watson, pero más que dudable que cualquier otro empleado del orden público demuestre tamañas habilidades informáticas. Eso no ocurre ¿afortunadamente? en nuestra vida real. Lo que me da pie para la siguiente reflexión, la que llevo intentando hacer desde el principio: ¿Estamos seguros? Dicho de otra forma, ¿el autor quiere hacernos creer que la tremenda agilidad demostrada por los investigadores para intervenir teléfonos móviles o correos electrónicos –siempre con una velocísima y pertinente autorización judicial, por supuesto– es absolutamente necesaria para atrapar a los malos? Tiemblo sólo de pensarlo. Es más, incluso en la propia novela el lector puede intuir que, las más de las veces, no hay indicios claros de sospecha para tales intervenciones, y que la propia juez que respalda a Vila no hace sino dar “carta blanca” –por cierto, título de otra excelente novela de Silva– a todo lo que el sargento solicita. Y digo todo esto una vez que ya la UE ha aprobado el control, sin intervención judicial y sólo policial, de determinados datos de información electrónica, con la excusa de la lucha antiterrorista. Que a saber dónde acaban con la presión de los lobbies antipiratería. Y el mes pasado se desvelaba en EEUU la escandalosa actitud de su presidente –incluso para los norteamericanos– autorizando miles de intervenciones telefónicas sin que medie orden judicial alguna. La capa un sayo. A pesar de la gran novela, y del buen fin de semana que me hizo pasar, tanta agilidad y habilidad demostrada en destripar las comunicaciones privadas de los personajes de “La reina del espejo” me ha dejado un regusto amargo. ¿Es ésta la sociedad en la que queremos vivir? Por desgracia, encontrar tantas buenas intenciones, tantos buenos policías y tantas buenas jueces quizá sólo ocurre en una novela. Tengo mis dudas de que esto funcione –para bien– en la vida real, donde tanto izquierdas como derechas como nacionalistas gustan de intervenir medios propios y ajenos.

2006-01-15 14:37 | joven | 2 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ejoven.blogalia.com//trackbacks/36565

Comentarios

1
De: topentertainmentblog Fecha: 2018-10-21 15:19

Your work is very good and I appreciate you and hopping for some more informative posts. Thank you for sharing great information to us.
http://www.topentertainmentblog.com/368-2/



2
De: skincarezine Fecha: 2018-11-06 11:13

you have got a fantastic blog here! do you want to earn some invite posts on my small blog?
www.skincarezine.com



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.159.44.54 (2d7afaa0cc)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


Cosas viejas
<Noviembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             




enrique.joven@gmail.com
eJoven ETC_nuevo
ECE_CastellanoTapaDura
ECE_CastellanoBolsillo
ECE_Portugues
ECE_Italiano
ECE_InglesTapaDura
ECE_InglesPaperBack
ECE_Coreano
ECE_Checo
ECE_Polaco
ElLibroHorrible_m
Dalton_Castellano_m
Dalton_Italiano_m
frances
Dalton_Ruso_m"

View My Stats


Blogalia

Blogalia

joven