No sabemos qué hay detrás, pero podemos darnos el gusto de llenarlo de pintadas. Blog sobre Ciencia, Tecnología y Política que, como luz y materia tras el Muro, son casi la misma cosa.
Inicio > Historias > La visita dichosa

> La visita dichosa <

Hoy no sabía si titular el artículo como "La visita dichosa" o "La dichosa visita". A uno, que le gustan los juegos de palabras más que a un niño los lápices de colores, le entra la duda de si la visita de los Príncipes de Asturias al IAC ha sido cuestión molesta o alegre, según escribamos el adjetivo antes o después del sustantivo. He intentado escurrir el bulto al respecto durante días pero, ante la insistencia del personal con preguntas del tipo "¿cómo no vas a escribir precisamente tú del asunto?", he tenido finalmente que plegarme a ello. Se trata de la noticia que ha llenado el conjunto de medios informativos canarios -y alguno nacional-, noticia de índole claramente social, científica y política, todo a la vez. Y yo, aparte de comentar este tipo de cosas para ustedes -cuando me dejan, lo que es bastante frecuente-, tengo la olla en el IAC. Y si digo "olla" no sólo me refiero al cocido -una docena de años como ingeniero del Centro- sino también a la cabeza. No soy muy monárquico que digamos y, para colmo, en los últimos meses he colaborado con profesionales de TVE -la "Casa" de doña Letizia- en una serie de divulgación científica de la que espero sin ningún pudor hacer publicidad aquí por el morro algún día de éstos. Así que empezaré reconociendo con sinceridad que, tanto los compañeros del IAC como mis conocidos en TVE que han tratado a los Príncipes, me han hablado muy bien -incluso "realmente" bien- de la pareja. ¿Necesita el IAC en particular, y la investigación española en general, el patronazgo o mecenazgo de la Corona? Por desgracia, sí. De ahí mi esquizofrenia a la hora de escribir este comentario. Si en mi ámbito privado abogo por el fin de una institución anacrónica -incluso sexista con la actual Constitución-, en mi ámbito profesional no puedo por menos que rezar porque duren muchos años. Necesitamos de ellos tanto o más que El Corte Inglés o la Coca-Cola las vallas publicitarias. La prensa acudió en masa al IAC el martes 23. Y qué decir de los políticos. Y todos admitieron por sumisión lo que tendrían que aceptar e impulsar por simple sentido común: que la Ciencia y la Investigación son pilares de la sociedad y, por tanto, un derecho de los ciudadanos -y ciudadanas, claro-. Es desalentador pensar qué poco ha cambiado desde los tiempos del gran William Herschel, astrónomo real de Jorge III, rey de Inglaterra. O desde la época de Tycho Brahe y Johannes Kepler, matemáticos de Rodolfo II, que fuera sobrino de nuestro Felipe II y emperador de lo que hoy es Austria, Hungría y Alemania. El futuro rey Felipe VI, al menos, conserva y anima ese espíritu investigador. Otro cantar es en la corte de políticos, apiñados en las fotos. Mucha gente como para ponerme yo, aunque mi madre no me quiere creer...

2004-11-27 01:00 | joven | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ejoven.blogalia.com//trackbacks/27271

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.31.117 (2b02fbd990)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


Cosas viejas
<Julio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          




enrique.joven@gmail.com
eJoven ETC_nuevo
ECE_CastellanoTapaDura
ECE_CastellanoBolsillo
ECE_Portugues
ECE_Italiano
ECE_InglesTapaDura
ECE_InglesPaperBack
ECE_Coreano
ECE_Checo
ECE_Polaco
ElLibroHorrible_m
Dalton_Castellano_m
Dalton_Italiano_m
frances
Dalton_Ruso_m"

View My Stats


Blogalia

Blogalia

joven